Páginas

Fantasmas Del Ático

viernes, 24 de febrero de 2012

Por ti...

- ¿Piensas irte así?
+ ¿Qué pasa?
- Que llevas los pantalones del pijama. ESO es lo que pasa. ¿De verdad que no tienes intención de cambiarte de ropa?
+ No. Total, para lo que voy a hacer...

Le miré todo lo mal que pude. ¿Pero cómo podía ser así?

- Como no te pongas otra cosa me niego a ir contigo por la calle.
+ ¿Me lo dices enserio?
- Por supuesto. Lo que me faltaba... seguro que al final cuando vivamos juntos y llevemos diez años casados iras sin afeitar, con zapatillas de estar por casa, sin peinar.... apuff. ¡Prefiero no imaginármelo! Si no te cambias me voy a casa yo sola.

Se echó a reír. Me reconí a mí misma que a lo mejor había sido un poco exagerada, pero me daba igual. Se acercó, me abrazó y me dijo al oído para que solo lo escuchase yo:

+ Por ti iría todos los días de traje si tú me lo pidieses.
- Si tú no tienes de eso.
+ Da igual, me los compraría.

Y al final, antes de cambiarse me dio uno de esos besos que me dejaban en un mundo paralelo donde desaparecía hasta el tiempo. 


 

4 comentarios:

  1. >.< que bonitooo (LL) me encanta jaja ;3

    ResponderEliminar
  2. Jooooo!! es genial pequeñaaa *_*!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito. Pero... yo creo que nadie debe cambiar a nadie.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito..sí,pero concuerdo con el comentario anterior...¿hasta dónde coaccionamos a otros para que cambien por nosotros?

    ResponderEliminar

Chat gratis