Páginas

Fantasmas Del Ático

domingo, 9 de enero de 2011

Momento Perfecto

[Me encanta cuando en medio de un beso siento cómo sonríes]



-         ¿Te apetece que esta tarde hagamos sesión de cine?
-         Perfecto ¿te pasa por mi casa a las siete?
-         Eso sí que no. Si quieres te paso a buscar a las siete, pero la película es en mi casa.
-         ¿Por qué? – estaba sorprendida por su contestación.
-         Porque sí. No preguntes.
-         ¿Y me dejaras elegir película? – pregunte haciendo un puchero como las niñas pequeñas.
-         Por supuesto amor. La que quieras.
Satisfecha, le robe un beso antes de dedicarle una sonrisa. Esa tarde, llegamos a su casa a las siete y media.
-         ¿Te apetece algo de comer?
-         Vale.
Mientras que se perdía en la cocina, yo perdí el tiempo quedándome ensimismada, como siempre,  con el piano que tenía e medio del salón. Siempre me había fascinado y en cambio, nunca sacaba tiempo para aprender a tocar. Escuche un ruido a mi lado y sobresaltada le mire. Sus labios dibujaban una sonrisa encantadora.
-         ¿Por qué me miras así?
-         Bueno, creo que asa el momento no es un delito mirar fijamente a la chica mas guapa del mundo.
Mientras me ruborizaba me dijo:
-         ¿Puedes subir a mi habitación y traerme unos papeles que están encima de a mesa? Quiero enseñarte una cosa. No tiene pérdida.
Cuando llegué a su habitación, los papeles que encontré eran partituras que en su día debieron de estar en blanco, pero que ahora, tenían todos sus pentagramas llenos de notas musicales escritas a lápiz. Che un vistazo general alrededor convencida de que o podía ser eso lo que me había pedido. Yo no sabía nada de música y él hacía años que había dejado la clases de piano. Como no vi nada, acabe cogiendo las partituras y se las lleve.
-         ¿Es esto lo que querías? – pregunte insegura.
-         Sí, gracias. Ven, siéntate aquí.
Totalmente desconcertada me deje guiar como una muñeca. Sin acabarme de creer lo que estaba viendo, observe cómo se sentaba frente al piano y colocaba pulcramente las partituras delante.
-         Espero que te guste.
Respiro profundamente y comenzó a tocar. Mis oídos se inundaron de una melodía lenta, agradable. Se parecía mucho a una nana. No había escuchado con anterioridad nada parecido, y si lo había hecho, no supe identificarla.
Siempre mi sueño, mi fantasía más soñada, era vivir un momento como aquel. Que la persona que más quería e el mundo tocase para mí. Cuando me quise dar cuenta, las lágrimas ya corrían por mis mejillas. Terminó, todo de repente se quedo en silencio, se volvió y me dijo:
-         Quería hacer algo especial para ti. Sé que te encanta este trasto no sólo porque me lo hayas comentado, sino también porque me he fijado en cómo lo miras cada vez que vienes. Asique se me ocurrió componerte algo.
-         Eso… ¿lo has compuesto tú?
-         Para ti.
-         ¿En serio?
-         Por supuesto.
Era el momento más bonito y perfecto de mi vida. Sin pensarlo me lance a sus brazos y le bese con todo el amor que sentía. Cuando le mire a los ojos sonreí para después volver a besarle mientras pensaba que me encantaba cuando en medio de un beso, sentía como sonreía.

Princess_of_Hell

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Chat gratis