Páginas

Fantasmas Del Ático

domingo, 20 de marzo de 2011

Historia de un Papel



Sentía cómo me trituraban, me fragmentaban en millones de trocitos de papel y perdía parte de mí por el camino. No sabía que estaba pasando. En el trayecto me acompañaban miles de papeles de otros lugares y con  otras vidas. Al final de lo que había parecido el purgatorio, nos fusionaron a todos en uno solo. Entonces, nacimos de nuevo.

Ahora soy un papel reciclado con una nueva vida y millones de recuerdos que antes no tenía. Es curioso. Parece mentira, pero vivimos en una sociedad muy parecida a la de los humanos. Todos nacemos del mismo lugar, con la misma materia prima, pero a lo largo de nuestra existencia, cada uno tiene vidas muy distintas. Creo que juntando todas las memorias, podré convertirlas en una sola haciéndome así, una idea general de todo ese mundo hasta ahora desconocido. Estamos predestinados a realizar una función en concreto, condicionados a formar parte de una clase social.
Algunos somos muy longevos y desempeñamos funciones importantes, como formar parte de la Constitución. Otros, aunque no lleguemos a tener tanto prestigio, tampoco nos quedamos atrás, estando así, entre las páginas de una gran tesis científica o de un buen cuaderno de física cuántica. Pero otros, por desgracia, no son tan afortunados. Son el papel de cocina o el papel higiénico. Lo siento, pero no quiero profundizar en el tema. Los recuerdos que obtengo son bastante desagradables.
Tengo imágenes del cielo, de flores o de grandes y lujosos escenarios. Es que algunos, somos pilotos, formando así, aviones de papel. Otros, aficionados a la papiroflexia, son jardineros, constituyendo flores preciosas, entre ellas las rosas. Y otros, son artistas. Pueden convertirse en trabajos manuales, o pueden ser el diálogo de grandes películas y obras de teatro.
Y como no podía ser de otra manera, también he descubierto que tenemos creencias religiosas. Al principio pensaba que era normal creer en la reencarnación, pero por lo que veo en los recuerdos de los demás, no era tan obvio. No entiendo por qué, si al final nos hemos reencarnado en algo nuevo.
Es increíble la gran cantidad de cosas que podría contar. Algo curioso, es la sensación que se tiene cuando nos escriben. Es difícil describir qué se siente. Por un lado, nos es incómodo porque es como si profanasen nuestro cuerpo. Por otro lado, es una gran satisfacción saber que tenemos una misión en el mundo. Mientras el bolígrafo se desliza sobre nuestra tez blanca, dejando a su paso la tinta de diferentes colores, nos recorre una sensación de cosquilleo.

Me cuesta seguir el hilo de mis pensamientos. Algo me está causando dolor. Me acaban de agujerear e introducir en una funda de plástico junto con muchos más como yo. Supongo que mi nueva vida consistirá en formar parte de un archivador de alguna persona ecológica.


Princess_of_Hell

2 comentarios:

  1. Dios... por un momento me ha recordado a Minecraft xD
    Me ha gustado, es realmente extraño, pero me ha gustado!

    Navideathh

    ResponderEliminar
  2. Papel reciclado! Pues sí que se parece a los humanos :)
    Me gusta ^^

    ResponderEliminar

Chat gratis