Páginas

Fantasmas Del Ático

martes, 14 de febrero de 2012

Promesas

Permíteme que te confiese una cosa. Me da mucho miedo la idea de que te conviertas en mi prioridad. Que te conviertas en la única ancla de mi barco. Que te conviertas en mi diario, en mi mundo, en mis sueños… en cualquier cosa que al final acaba haciendo daño.
También me da miedo la idea de que llegues a ser tan importante que empiece a ser incapaz de negarte algo. Como por ejemplo, que al final acabe haciendo promesas casi sin pensar. No me gustan las promesas. Parece que son recursos desesperados que utilizas cuando quieres asegurarte de algo. No sé. Tengo un concepto bastante abstracto de ellas. No quiero prometerte nada. Y tampoco quiero que tú me prometas nada a mí. Quiero que me mires a los ojos y me hagas una afirmación, saber que me estás diciendo la verdad y confiar en ti ciegamente… cumpliendo el mayor defecto del amor… que definirlo, no se puede definir con exactitud, pero sí se le pueden sacar defectos.
No quiero que me pidas que te prometa que nunca más besaré a alguien que no seas tú. Ni quiero que tú me prometas que me querrás para siempre. Porque al final, lo más probable es que sea mentira. O no. No se sabe… y precisamente por eso no se puede prometer. En caso extremo, te puedo decir que te prometo que nunca besaré a nadie que no seas tú mientras que esté contigo, porque eso, sí que es verdad. Si estoy contigo toda la vida, perfecto, y si no sabré que no habré mentido.
Pero aún así… tengo miedo. Sí. O no. Puede. No es miedo exactamente. Pero bueno, da igual. ¿Por qué? Porque por suerte o por desgracia ya eres mi prioridad. Solo me queda ponerme gafas para ver mejor y no prometer cosas que no son.

4 comentarios:

  1. Sabes que tampoco soporto las promesas y prefiero las afirmaciones. Y siempre que me hacen una reniego...

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrada. Aunque yo sí quiero que alguien sea mi prioridad, por conocer la intensidad de ese sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que ya la conozco... y no me ha traido nada bueno, al menos en cuanto al todo el tema de estudios se refiere.

      Eliminar
  3. A mi tampoco me gusta prometer algo que no sé si podrá ocurrir en un futuro cuando sabes que en materia de sentimientos,éstos cambian sin previo aviso.
    Y convertir a alguien en tu prioridad,termina ocurriendo porque así lo queremos subconscientemente,no lo podemos evitar..

    ResponderEliminar

Chat gratis