Páginas

Fantasmas Del Ático

martes, 30 de octubre de 2012

Un cuaderno de colegio.

Aquella noche de lluvia la dediqué a hacer un repaso del supuesto libro de mi vida. Aunque más bien yo creo que más que un libro es un cuaderno. De esos de cuadros que llevan los niños al colegio, escrito a boli, con tachones, un poco arrugado y desgastado. Un cuaderno que ya no tenía cuentos. Un cuaderno que se había vuelto demasiado real.
¿Los días? Los días son todos normales. Somos nosotros los que los hacemos especiales. Son las personas con las que lo compartimos y son la forma que tenemos de escribirlos.  Al menos eso pensaba aquella noche de lluvia con mi pijama nuevo, rosa e infantil. Entonces lo supe.
Faltaba magia. MI magia. En algún momento la había perdido por el camino.
 
 
 

1 comentario:

  1. Encuéntrala. Porque sin magia nada vale nada. Aunque quizás esté ahí, y tú no la veas. A veces no son necesarios cuentos porque la realidad es lo suficientemente bonita.
    Tú por aquí, yo te seguía echando de menos. Así como dato informativo.

    ResponderEliminar

Chat gratis