Páginas

Fantasmas Del Ático

lunes, 12 de noviembre de 2012

Cosas que aclarar.

 
No sé si es pasotismo, si es fachada, si es mentira, si es de verdad, si es negación, si es un complicado maquillaje sin terminar, si son lágrimas que están a medio derramar, si es un día de lluvia sin nubes, si es un coca cola sin gas, si es una obra de teatro sin guión, si es un perfume sin olor, si es una tarjeta de crédito de cartón… o simplemente es lo que hay. Eso con lo que te conformas cuando no hay nada interesante una tarde de sábado en la televisión.
Voy a buscar en el armario separado por color. Negro o marrón. Soy incapaz de decidir entre los dos. Me decanto por un vestido informal, una coleta bien alta y un maquillaje natural. Todavía no sé si esa nueva imagen es del todo real. Respiro, cojo un libro, mi bolso y salgo de casa decidiendo que da igual. A ver si leer en el tren me recuerda que no todo tiene que cambiar.
Me encanta la novedad, pero espero que entre las letras pueda encontrar eso que quiero recuperar de aquella oscuridad que ya no soy capaz de recordar.
Pero…. Eso en parte es bueno ¿no?
 
 

4 comentarios:

  1. Todos guardamos más o menos oscuridad en nuestro interior. De vez en cuando, viene bien airearla un ratito.
    Y el vestido... ¿era negro o marrón al final? (:

    PD: Me alegro de que te gustara mi última entrada. ¡Yo también quiero bienvenidas como esa! ¿Quién no? Jajaja ^^

    ResponderEliminar
  2. Me gustan todas las sandras. La vieja y la nueva. Me gusta tu esencia, sea negra, marrón o de colores.

    ResponderEliminar
  3. Cuando hay épocas en las que podemos disfrutar de la luz, ¿para qué anclarnos en la oscuridad?

    ¡coge tu libro, tu bolso y tu vestido bonito y sal a comerte el mundo! :)

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Totalmente identificada!! :) Me encanta el blog, ¡¡te sigo!!

    www.nadaadecir.blogspot.com

    ResponderEliminar

Chat gratis