Páginas

Fantasmas Del Ático

domingo, 18 de agosto de 2013

Reconstruyamos nuestra ciudad juntas.



Reconstruyamos la cuidad.
Tú y yo juntas.

Por favor.

Deja de ser tan cabezota. Deja de recordarme que cada cierto tiempo se cae un ladrillo de mi fachada. Sé que no es el mejor material para construirla, pero es el que tengo, el que soy capaz de fabricar.... y con eso nos tenemos que apañar las dos.
Estoy segura de que aunque a veces nuestra pared se parezca a un queso gruyer y esté llena de taras, si pones de tu parte podemos repararla. Como lo hemos hecho siempre. No sé. Que a lo mejor es la hora de dejar de hacerla más alta y más gruesa para empezar a rellenar esos agujeritos que dejamos olvidados en el camino pensando que se harían invisibles con el tiempo. Las dos sabemos que no es así. Por algunos sigue entrando un frío aterrador.

No seas negativa. No puedes rellenarlos con las personas que a ti te gustaría. A lo mejor ellos no quieren participar. A lo mejor ellos no quieren darse cuenta de que los necesitas para no ahogarte entre escombros. Y reconozcamos una cosa. Ninguna de las dos dejaría que se acercasen demasiado. Tenemos miedo. Y a la vez anhelamos eso que tanto nos falta y nos aterra al mismo tiempo. A lo mejor parte del problema es que esas personas están lejos. O a lo mejor es que de momento no hemos conocido a las adecuadas.
Últimamente no parece que nadie se interese mucho por nada en concreto.
De momento tenemos el pilar más fuerte de la estructura de nuestra ciudad. Necesitamos las vigas y las viguetas.

Así que venga. Ayúdame a reconstruirla.

(Por muchas conversaciones que tenga con el espejo... su rostro nunca cambia)


2 comentarios:

  1. Se empieza por los cimientos, y a partir de ahí todo es más fácil ¿no?
    Bonita entrada, un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Seguramente puedas
    (Me ha gustado el paréntesis)

    ResponderEliminar

Chat gratis