Páginas

Fantasmas Del Ático

lunes, 24 de octubre de 2011

Solo una niña bajo la Lluvia

Comienza a llover sin que apenas sea consciente de ello. El suelo comienza a dibujar circulos abstractos bajo mis pies. El aire furioso enreda mi pelo sin contemplaciones. Me acerco a un banco y abandono la mochila y la chaqueta allí. Un paragüas sin estrenar queda olvidado llorando lágrimas invisibles ante una injusta decisión. Me quedo muy quieta. Sonrío. Me retiro el pelo de la cara y miro al cielo. Dejo que la lluvia me moje, que las gotas de agua resvalen por mi cara y que alguna despistada se cuele en mi boca. Que se moje mi ropa me da igual. Que el tiempo pase me da igual. Que la gente me mire extraño me da igual. Yo solo dejo que mis ganas de llorar se vayan. Que el agua se lleve todo lo malo, que se lleve los recuerdos, el dolor, la desesperación, la frustración... dejo que se lleve hasta el amor. Al final de todo... por un momento que parece mágico e irreal... solo quedamos la lluvia y una niña mojada de una infancia lejana donde no existían las cosas complicadas, donde todo eran sonrisas y los chicos no existían para destrozarte la vida.
Ahora ya no estoy en un parque vacío. Estoy en mi mundo, en mi luna, en mis sueños, en... en un sitio que ni siquiera es sitio. Los segundos transcurren a su ritmo. Huele a tierra mojada. Por un momento pienso en que pasaría si... estuvieses conmigo... todo fuese como antes de verano. Como antes de que el sol nos axfisiara sin contemplación. Mierda. Mala idea. Se acabó ser una niña sin más. He vuelto a tener ganas de llorar. He vuelto al mundo real.



Princees_of_Hell

1 comentario:

  1. Me ha gustado muchísimo la entrada. A mi también me gusta la lluvia, cuando es así, de vez en cuando. Me recuerda a cuando era pequeña y no existían los problemas. Un besito :)

    ResponderEliminar

Chat gratis