Páginas

Fantasmas Del Ático

martes, 25 de octubre de 2011

Those Night


Stay up late and we'd talk all night
In a dark room lit by the TV light
Through all the hard times in my life
Those nights kept me alive "

-          Son las dos de la mañana. Me voy a la cama – le dije bostezando.
-          ¿Ya? Pues que desilusión. A mí me hacía feliz pensar que te quedarías conmigo mientras practicaba, así… aunque no estés aquí puedo imaginar que toco para ti.
-          Ya, pero es que resulta que si no me voy, mañana me voy a caer de sueño.
-          Bueno, como veas princesa. Buenas noches.
Con una sonrisa estúpida en la cara apagué el ordenador, me refugié bajo mi edredón y me abracé a la almohada pensando que era él.
A la mañana siguiente estuve a punto de lanzar el despertador por los aires. Había dormido seis horas…. Las insuficientes para que mi humor de por la mañana fuese peor al habitual. Me vestí con cualquier cosa, me peine descuidadamente ya que mi pelo liso casi no se enredaba por las noches, me tomé un vaso de leche y salí de casa camino a la parada del bus.
******
Sí, aquella mañana no tenía necesidad de madrugar, pero había valido la pena. La vi aparecer al final de la calle abstraída dentro de su burbuja y con un cartel imaginario donde ponía “no molestar”. Esa mañana tenía una misión: Conseguir que sonriese y se fuese a la universidad de buen humor. Cuando llegó a la parada y me vio, su cara de sorpresa solo duró unos segundos, porque en seguida me miró con reproche.
-          ¿Qué tal has dormido?
-          Déjame en paz.
-          Oye, no me muerdas.
-          Te aguantas. Ya te dije que hoy estaría así, así que no sé por qué has venido. Si te contesto mal es tu culpa.
-          Y por eso estoy aquí, para solucionar los problemas que genero.
Me miró con una cara… Estaba en fase “Pokemon salvaje ha aparecido. Cuidado”. Me eché a reír sin poder evitarlo.
-          ¿Qué te hace tanta gracia?
-          Mmm…. ¿Por qué eres mi perdición?
-          He preguntado yo primero. – dijo con superioridad.
-          Mentira. Yo esa pregunta me la hago todos los días y todavía no tengo respuesta.
Se quedó sin habla. La apoyé contra la pared y la sujeté la cabeza para obligarla a mirarme a los ojos.
-          Grábate esto princesa. Me da igual si estás de mal humor, si tienes ojeras, si tienes sueño, si muerdes o si gritas. No hay nada que haga que no estés preciosa en cada movimiento que haces.
La abracé para no darla tiempo a contestar. Me rodeó con todas sus fuerzas como si pretendiese desaparecer entre mis brazos.

******
Siempre estaba allí. No era capaz de imaginarme ni un solo momento del día sin él.
-          Gracias – susurré.
El bus llegó y tuve que despedirme. Cuando sin pensarlo demasiado entré en el autobús con una sonrisa, me di cuenta de que había conseguido que la mañana fuese perfecta. ¿Qué más daba si dormía ocho, seis o dos horas? Si estaba con él todo el resto perdía importancia. No sabía si se podía… pero estaba segura de que cada día le quería un poco más… si es que eso era posible.

Princess_of_Hell

4 comentarios:

  1. Oin. Y es verdad, cuando te levantas de mal humor y alguien aparece y los cambia radicalmente... qué poder tiene.

    ResponderEliminar
  2. Hay personas que tienen la capacidad de hacernos sentir bien <3

    (se me olvidó seguirte el otro día xD me pase 1h buscando tu blog!...ahora si, te sigo <3).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Nyaaa! Me ha EN-CAN-TA-DO! amo estas extrañas historias de amor y esa capacidad de decir tanto en tan poco! Me encantaaa!
    P.D: me recuerda un poco a cierta persona que suele decir la palabra "princesa" con frecuencia.
    P.D2: Si alguien te dice que no escribes bien, no le creas. Solo es gente que te envidia (Siempre he querido decir eso x3)

    ResponderEliminar

Chat gratis