Páginas

Fantasmas Del Ático

lunes, 10 de diciembre de 2012

 
Era fácil. Era sencillo. Era simple. Era solo papel y tinta. Eran letras con sentido y sentimiento. Era una larga descripción. Era un número de hojas que no paraba de cambiar. Era una silueta que no existía. Era un personaje.
Sí, era esas letras que bebía cada vez que compraba un libro. Era ese chico perfecto que cumplía todos los requisitos que necesitaba, que me gustaban, que me atraían, que me fascinaban, que me aterrorizaban, que me enamoraban. Era el sueño de todas las noches. Era la pesadilla de todas las noches. No era real.
Ese es el motivo por el cuál te tenía miedo aquel día en el concierto. El motivo por el que te evitaba con todas mis fuerzas. ¿Por qué?
Porque tú sí que eras real.
 
 

3 comentarios:

  1. La realidad a veces nos asusta, pero no por ello debemos dejar de enfrentarla.

    ResponderEliminar
  2. La realidad supera siempre a la ficción, ¿eh?

    ResponderEliminar

Chat gratis